Esfera de Alexandros Bellos

En la década del ’50 del siglo XX apareció en escena una nueva forma de comunicarse con el más allá. La esfera de Alexandros Bellos era de alguna forma lo que se había estado buscando desde siempre y se había logrado de una manera muy simple.

Se trataba de un invento muy simple y, al mismo tiempo, totalmente innovador. Una esfera de vacío con la que se podían observar imágenes de personas ya fallecidas.

Una forma de comunicación instrumental que prometía acabar con los misterios de la vida y la muerte. Una ventana al otro lado que nos permitiera espiar lo que hacen quienes abandonan el mundo mortal.

Alexandros Bellos

Alexandros era de origen griego y fue allí donde más impacto tuvo su invento “revolucionario”. Aun así los ojos de todo el mundo se posaron en él por los rumores de que su esfera en realidad funcionaba.

Con el tiempo hubo muchas dudas sobre lo que los testigos reportaban haber visto. Además, como siempre sucede en estos casos, los comentarios de estafas, las bromas al respecto y demás rumores acabaron por desprestigiar por completo a Alexandros Bellos.

La esfera

Esfera de Alexandros Bellos

Se trataba de una esfera de vidrio hueca que, mediante una bomba de vacío, se lograba bajar la presión del interior de la misma.

A través de la ella se podía observar a personas que habían fallecido y, en algunos casos, se reportaba tener una devolución por su parte. Sonrisas, miradas, gestos que hacían pensar en una comunicación de dos vías.

Con el tiempo la esfera calló en el olvido, se hicieron muchos experimentos buscando resultados y algunos anunciaron haberlos logrado. Nada se comprobó científicamente hasta el día de hoy.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *